Poemas de Nicolás Ghigonetto

O poeta argentino Nico Ghigonetto apresenta seus poemas É licenciado em Línguas e Literaturas (UNRC). Publicou o livro de poesias "Los Días del Disaster" (Cartografias, 2016), participou da Bienal de Arte Jovem do Centro Cultural Recoleta (2017/2018) e foi selecionado para a antologia "Van Coming" (Mansalva, 2017).

Gabriel Leivas, presente 

Además de vivir ahí, Gabriel Leivas
trabaja en la dependencia número nueve
acomoda su vida impar a los horarios
del tiempo moderno y visita inmune
a los soldados que cayeron en la propia
contienda, somete a las vacaciones
del cuerpo su enquistada vulgaridad
y roe ciego las inclemencias del tiempo
en su portal de Facebook en la aplicación
del celular. Además de vivir ahí,
lustra el traje en frente del espejo
que no está roto pero sí escueto
lamenta no haber podido ir al cine
pero argumenta que su cita era más
tarde que la función, sacude el paraguas
y moja la alfombra recia sobre los zapatos
y sacude de vuelta de la tierra las orejas
con que a los niños sin dolor curioso
ha jugado. Además de vivir ahí,
adormece el bidet con espasmos níveos
y dobla las hojas con que escribe sobre
el escritorio un sucucho de la mente
en blanco con la voz rojiza del sentido
informa a la central de tránsito los laterales
del ruido bronco, clausura con multas
telepostales los inconvenientes del sistema
y advierte de los radares más cercanos
con interferencias. Además de vivir ahí,
sale los domingos con el perro a manchas
colgado de la corbata semidormida
a suspirar las avenidas céntricas y las
diagonales, compra un sándwich de queso
mientras persigue los dilemas amorfos
proyectados sobre el living del comercio
adherido a la tarjeta master de la
galería del cine donde a las 7.15
perdió la función. Además de vivir ahí,
intriga con entusiasmo la inconsistencia
del objeto que mira por la rendija
hasta hacerlo polvo, retuerce las palabras
y las llama con su sonido ocre tal cual
le enseñaron a pronunciar en la escuelita
cerca del transformador de a la vuelta que
puede explotar y los vecinos en madrugada
salen a la vereda a esperar
el momento.

Os dias de desastre é um livro de um poeta genuíno e rigoroso na escrita e no pensamento que passa a definir não apenas uma poética pessoal, mas, e isso é o que realmente vale sobre Nicolás Ghigonetto como poeta, um universo próprio e tal voz. pessoal tão poderoso prenunciando registros muito altos. Mas para além dessa conotação de seus recursos constitutivos, é uma reflexão sobre aquele caos existencial que, como um mar escuro na praia, avança sobre a realidade cotidiana causando confusão e alimentando os dias de desastre em que os atos da vida humana não fazem sentido .

Clique na imagem para saber mais

Quieren jugar también/ las sombras/ sobre la arena.// Sucede que los más/ chicos corren/ entre los avioncitos barriletes/ y se detienen/ cuando le cortan el hilo a uno/ o cuando/ se enredan, tropiezan y caen/ la familia entera se hace cargo/ de las disculpas y en el peor de los casos/ hay que reponer el barrilete. // Corriste esa tarde sin detenerte/ llevabas tu sombra/ ibas a ver al churrero pero no volviste. // Al otro día/ mientras papá lavaba el auto/ con la manguera del patio/ apareciste con una bolsa de papel madera/ con esa cara de no haberte estado buscando/ a puro aplauso/ durante toda la madrugada.

 

Nuestro verano

no es

un punto

fijo

en la órbita de traslación

 

(coinciden el sur y

el norte

en el perihielo

de enero)

 

no es

tampoco

un tipo

de

rotación

 

es la torsión

de las caras

que hacen

que el sol

se pose

de manera

distinta

 

aunque

pareciera que

nos desdoblamos

en dos planetas

por tres meses

y nos reencontramos

en marzo

con el inicio

de clases

 

así

me dijiste

una vez

nos reencontramos en marzo

con el inicio de clases

y no te vi

nunca más

 

porque

tu corazón

helado

es más frío

en verano

que en todo

mi invierno.

 

 

Entre el pasto vivo y el recién cortado 

hay una distancia

de tiempo. No debiera agruparse

en montoncitos ni en una bolsa. Aún 

lo  abraza como a un hermano muerto que

asfixia. 

La tarde estival es más lluviosa

que otras tardes y ejercemos el don

de rasurar el patio como quien corta

una barba para una fiesta. 

 

El rol de las máscaras, las cepas del vino,

los ágapes del amor, la carne al fuego,

los invitados.

 

El verano es nuestra fiesta más ruin

hacemos de los escombros una pista

de baile.

Com nome que alude à história de Horacio Quiroga, realizam duas operações: primeiro, ele funda um território repleto de personagens pitorescos dos gringos pampas e, por outro, se aprofunda na selva das relações interpessoais. Com uma narrativa despojada, um narrador que ora desaparece ora brinca e deixa seus personagens expostos, há histórias que divertem, mas também deixam sabores de todos os tipos. Se nos perguntarmos quem é o protagonista do livro, nos encontraremos com o tédio de um povo que dorme mas nos convida a quebrar os tempos da sesta e seus costumes.

Clique na imagem para saber mais

Los desastres

 

Llamé al transa

Vino tarde

Me saludó con el dodo

Ni mi ex me hizo tanto desprecio

 

Las pandemias sirven para 

Erradicar el amor del mundo

 

El lince

 

El lince tiene oído absoluto.

Se mueve en la distancia como en la velocidad

de sus pasos.

 

No distingue entre la maleza la serpiente

o lo frondoso del bosque.

 

Puede oler 

el calor del verano

o la sangre de su presa 

en lo esponjoso del cuerpo.

 

Acecha a sus pares de la selva,

los somete y es juzgado

ante tribunales salvajes.

 

No distingue entre su vida y la muerte del prójimo.

No siente dolor.

Es signo vital de la selva.

 

Acecha de noche

-en sus ojos siempre es de noche-

 

agazapado ante el abismo desafía los miedos.

 

No es un rey pero merece respeto.

El lince es cieguito 

pero no tonto.

 

Su inteligencia radica en el oído

que discrimina 

el lenguaje de la presa

de los innecesarios y tristes 

idiomas de dios en las puertas del cielo 

a punto de caer.